TEST DE AIRE ESPIRADO

¿Cómo determinar intolerancias alimentarias?

TEST DE AIRE ESPIRADO

¿Por qué en ocasiones tenemos hinchazón o distensión abdominal? El test de hidrógeno y metano en aire espirado ayuda a determinar tanto sobrecrecimiento bacteriano como intolerancia a la lactosa, fructosa, sorbitol, entre otros.

¿Por qué tenemos distensión abdominal?

Hinchazón o distensión abdominal acompañado con gases, dolores y molestias pueden llegar a ser muy frecuentes, incluso convertirse en algo habitual.

Si bien muchas pueden ser las causas de estas molestias, distensión abdominal constituye un síntoma de alguna patología o trastorno digestivo.

Afortunadamente, los profesionales disponemos de un test que permite determinar, en el momento, si el paciente tiene sobrecrecimiento bacteriano o alguna intolerancia alimentaria.

¿Qué es el sobrecrecimiento bacteriano o SIBO? ¿Cuáles son sus causas?

El Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado (SIBO) es un desequilibrio de la microbiota (o flora intestinal) con presencia de una excesiva carga bacteriana en el intestino delgado, lo que puede provocar distensión o hinchazón abdominal por aumento de la fermentación bacteriana.

El Sobrecrecimiento Bacteriano se produce cuando uno o más de los mecanismos de defensa se ven alterados o comprometidos.

Estos incluyen la hipoclorhidria como por ejemplo con el uso prolongado de Inhibidores de la bomba de protones, o en patologías sistémicas donde se ve comprometida la motilidad digestiva, por ejemplo en la Diabetes, o enfermedades del colágeno, enfermedad de Parkinson, hipotiroidismo pero también se ha observado que el SIBO tiene mayor prevalencia en pacientes con afecciones gastrointestinales como ser Síndrome de Intestino Irritable, Enfermedad Celíaca, Enfermedad de Crohn y Pancreatitis crónica, se observa también en pacientes que han tenido operaciones del tracto digestivo, en individuos con alteración de la válvula ileocecal, estenosis o divertículos del intestino delgado, etc.

Los síntomas más frecuentes del sobrecrecimiento bacteriano son la distensión o hinchazón, diarrea, dolor abdominal, nauseas, flatulencia, eructos e inclusive halitosis (mal aliento).

Si el cuadro progresa, puede aparecer síntomas y signos de malabsorción tales como pérdida de peso, esteatorrea, déficit de vitamina B12 y de hierro.

¿Cuándo sospechar intolerancia a la lactosa/fructosa/sorbitol?

Los síntomas más frecuentes en el caso de intolerancias a estos carbohidratos son la presencia de distensión, diarrea, dolor abdominal y flatulencia.

La intolerancia a la lactosa es un cuadro caracterizado por la presencia de los síntomas mencionados en relación a la ingesta de leche y derivados lácteos.

Por su parte, la fructosa es un azúcar que está presente en forma natural en las frutas, vegetales y en la miel. Actualmente la mayor cantidad de fructosa consumida proviene de la adición de JMAF (jarabe de maíz de alta fructosa) a una gran variedad de alimentos industrializados y especialmente en bebidas azucaradas.

El sorbitol es un azúcar-alcohol, que se utiliza como edulcorante ya que tiene alta capacidad de endulzar aportando pocas calorías. Se encuentra especialmente en golosinas dietéticas. Los síntomas de intolerancia al sorbitol son similares a las intolerancias anteriormente mencionadas y su detección se puede realizar junto con el test de Intolerancia a la Fructosa.

¿Qué es el Test de Hidrógeno y Metano en Aire Espirado? (TAE)

Es la medición de hidrógeno y metano en el aire que respiramos tras la administración de un sustrato, según la aplicación que le queramos dar al test. El sustrato podrá ser Lactulosa o glucosa en el caso que se quiera diagnosticar SIBO o se utilizará Lactosa o Fructosa y/o Sorbitol para detectar las respectivas Intolerancias.

El Test es un estudio no invasivo y se basa en la capacidad que tienen las bacterias del intestino de producir hidrógeno (H2) y metano (CH4) al actuar sobre un sustrato fermentable. Éste se absorbe a través de la pared intestinal y un 20% se elimina en el aire espirado, a través del cual se puede cuantificar. Las unidades se expresan en ppm o cantidad de hidrógeno y metano en partes por millón.

La duración del procedimiento es de, aproximadamente, tres (3) horas. Es de simple ejecución y tan poco desagradable para el paciente que se ha afirmado como el método de primera elección en el diagnóstico de enfermedades “funcionales” del intestino.

En caso que el resultado dé positivo, es decir, que estemos frente a la presencia de SIBO, está indicado el uso de antibióticos, en general con muy buena respuesta, mejorando el cuadro clínico del paciente. 

¿Para qué se indica el TAE y en qué consiste?

El examen proporciona al médico información para ayudar a determinar el origen de síntomas tales como: distensión abdominal, dolor abdominal, flatulencias, eructos, cambios del ritmo evacuatorio.

En el test, se toma una muestra basal de aire espirado en ayunas, por lo que se le solicita al paciente soplar a través de una boquilla descartable. Posteriormente ingiere un vaso de 250 ml con agua y el sustrato que se decida investiga, podrá ser: en el caso de Intolernancias (lactosa o fructosa o sorbitol) o Sobrecrecimiento bacteriano (lactulosa o glucosa). Luego el paciente se enjuaga la boca con una medida de colutorio tipo Plac Out.

Durante el estudio, el paciente debe anotar en un formulario provisto con anterioridad los síntomas que presenta durante la realización del mismo.

Cada 30 minutos se le hace soplar hasta completar las tres (3) horas en el test para SIBO con lactulosa; si se utiliza glucosa soplará cada 20 minutos durante un lapso de 120 minutos. Para detectar intolerancias alimentarias el paciente soplará cada 30 minutos durante 150 minutos.

¿El TAE requiere preparación?

Como preparación requiere 12 horas de ayuno (líquidos y sólidos) y se indica una dieta para el día previo al test donde se eliminan frutas, verduras, bebidas con gas, legumbres, alcohol y lácteos.

Además no se podrá realizar si ha tomado antibióticos durante las 4 semanas previas al estudio, ni haberse realizado limpiezas colónicas (por ej. para una Videocolonoscopía). También se deberá evitar procinéticos y laxantes 1 semana antes del test.

Ante cualquier duda, consulte a un médico especialista.

Dra. Claudia Cádiz. M. N. 73.703
Médica gastroenteróloga. Staff de GEDyT.

Ver otras notas

1