Hígado graso

¿Qué es? Características

La enfermedad por hígado graso no alcohólico (EHGNA) se produce como consecuencia de la acumulación de grasa en el hígado. No es causada por el consumo de alcohol. La EHGNA está estrechamente relacionada con el Síndrome Metabólico.

Existen dos formas de presentación de EHGNA, una de ellas es una condición benigna en la cual existe infiltración grasa con mínimo o ausencia de infiltrado inflamatorio que se denomina Esteatosis Simple (ES); y la otra forma es aquella en la cual la infiltración de grasa se acompaña de un proceso inflamatorio, que produce un daño crónico y progresivo a nivel hepático llamado Esteatohepatitis No Alcohólica (EHNA).

 

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de los pacientes con EHGNA no presentan síntomas. La aparición de los mismos puede tardar hasta 30 años en manifestarse, por lo general se presentan cuando la enfermedad en el hígado se encuentra en un estadio avanzado (cirrosis).

Sin embargo, en el caso de EHNA, aunque una persona no demuestre síntomas por muchos años el daño a nivel del hígado sigue produciendose, y por lo tanto la enfermedad sigue progresando.

 

¿Cuáles son sus causas?

La EHGNA es parte del llamado Síndrome Metabólico que se caracteriza por la presencia de Diabetes o pre Diabetes (Insulinoresistencia), sobrepeso u obesidad, hipertensión arterial y/o elevación de los lípidos en sangre, ya sean trigliceridos o colesterol (Dislipidemia). Es importante tener en cuenta, que no es necesario presentar todas estas manifestaciones para realizar el diagnóstico de Síndrome Metabólico, y que con la presencia de 3 de estos factores es suficiente.

Como se mencionó previamente, existen dos formas de EHGNA, siendo la forma más grave la EHNA. Esta última se asocia a un proceso inflamatorio crónico, y como toda enfermedad hepática crónica sino se toman medidas para revertirla o impedir su progresión, puede causar cirrosis en el largo plazo (alrededor de 20-30 años).

El mecanismo por el cual algunos pacientes desarrollan EHNA no es del todo conocido, pero se sabe que existen factores genéticos que predisponen a la presentar mayor infiltración grasa y mayor inflamación, así como también alteraciones en la microbiota (flora intestinal) y otros factores que se encuentran en investigación.

 

¿Qué medidas preventivas podemos tomar?

Las medidas preventivas que podemos tomar constituyen llevar una dieta saludable, mantener un peso adecuado, no beber alcohol, realizar actividad física, con el objetivo de tener un buen control de los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre, y presión arterial.

 

Diagnóstico

En la mayoria de los casos la EHGNA es un hallazgo, la presencia de la misma se evidencia en la ecografía abdominal como un aumento de la ecogenicidad en el higado, es decir que “brilla” más que lo habitual. Sin embargo, existen otras enfermedades hepáticas que pueden producir este aumento de la ecogenicidad. Es por eso, que es importante continuar con otros estudios como exámenes de sangre, en los cuales es necesario pesquisar otras causas de enfermedades hepáticas. Así como también, estudios que evalúen cómo se encuentra el funcionamiento hepático.

A su vez, cabe mencionar la resonancia magnética que permite cuantificar la cantidad de grasa que presenta el hígado.

Por su parte, la biopsia hepática es el método que permite diferenciar entre la presencia Esteatosis Simple o Esteatohepatitis. Asimismo, se han desarrollado métodos no invasivos que ayudan a predecir la presencia de Esteatosis Simple o Esteatohepatitis, y evaluar la presencia de fibrosis. Aunque es importante tener presente que estos métodos no reemplazan a la biopsia hepática.

 
Tratamiento

En la actualidad no hay un tratamiento específico para el tratamiento del EHGNA. Aunque existen muchas drogas que se encuentran en estudio.

Sin embargo, es importante realizar control y tratamiento de aquellas enfermedades que contribuyen al desarrollo de la EHGNA, como la Hipertensión Arterial, Dislipidemia, Diabetes o Insulinoresistencia; con el objetivo de disminuir no solo el impacto a nivel hepático, sino también prevenir el desarrollo de complicaciones cardiovasculares.

Por lo cual, se recomienda una pérdida de peso en forma progresiva, llevar una dieta saludable, no beber alcohol, realizar actividad física, tener un buen control de la diabetes, hipertensión arterial, y los niveles de colesterol y triglicéridos. Además de realizar los controles médicos en forma periódica.

 

Pronóstico

La mayoria de las personas que presentan EHGNA no tienen problemas de salud y muchos no desarrollan EHNA.

Como ya se ha mencionado, no está clara la razón por la cual algunas personas desarrollan EHNA. Pero es importante destacar, que la EHNA puede evolucionar a la cirrosis en un plazo de 20 a 30 años, si no se revierte la infiltración de grasa (esteatosis) y la inflamación.

Por otra parte, como la EHGNA se asocia a Síndrome Metabólico existe un aumento del riesgo de presentar enfermedad cardiovascular (enfermedades del corazón y de las arterias a largo plazo).

 


1