Celiaquía

La Celiaquía es una enfermedad crónica, inmunomediada.

¿Qué es la Enfermedad Celíaca?

Es una enfermedad crónica, inmunomediada (es una condición patológica en la cual el sistema inmunitario se convierte en el agresor que ataca y destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos), sistémica, precipitada por la ingestión de proteínas tóxicas del trigo, avena, cebada y centeno, comúnmente llamadas gluten, que afectan al intestino delgado en
individuos genéticamente predispuestos.


¿Cuáles son sus causas?

La Enfermedad Celíaca tiene una base genética fundamental, los pacientes poseen el antígeno de histocompatibilidad HLA DQ2 o DQ8.

Otros factores ambientales actuarían como posibles desencadenantes o protectores según el caso: introducción del gluten en la dieta de los bebés, duración de la lactancia materna, algunas infecciones virales, entre otras.

 

¿Cuáles son los síntomas?

La Enfermedad Celíaca clásica se presenta con síntomas gastrointestinales: diarrea crónica, dolor abdominal, distensión, gases, vómitos, disminución de peso, y aftas orales.

Un pequeño porcentaje de pacientes puede tener constipación.

Existen manifestaciones extraintestinales, la mayoría obedecen a la malabsorción de nutrientes, entre ellas Anemia por falta de hierro o ácido fólico, disminución del magnesio y calcio en sangre que pueden dar calambres, osteopenia u osteoporosis, alteración de las enzimas hepáticas, perdida del esmalte dental, caída de cabello, uñas quebradizas, debilidad o fatiga, baja estatura, infertilidad, menarca tardía o menopausia precoz, cefaleas, trastornos psiquiátricos especialmente depresión, convulsiones.

Es muy frecuente diagnosticar la Enfermedad Celíaca por estas manifestaciones, aun cuando no haya síntomas digestivos.

Y también es importante aclarar que existe la Enfermedad Celíaca asintomática.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la presencia de anticuerpos en sangre (anticuerpo antitransglutaminasa IgA y DGP (anticuerpos deaminados de gliadina) más endoscopía digestiva alta con biopsia duodenal (bulbo y segunda porción duodenal), donde se evidencia atrofia vellositaria.

Debe realizarse el diagnóstico antes de iniciar la dieta libre de gluten.

Existen, con menos frecuencia, condiciones como la enfermedad celíaca potencial, que es aquella que presenta anticuerpos en sangre positivos pero la biopsia de duodeno es normal, y la enfermedad celíaca seronegativa, aquella que presenta biopsia con atrofia, pero los anticuerpos son negativos.

Debe buscarse enfermedad celíaca en familiares de primer grado con Enfermedad Celíaca, ciertas enfermedades autoinmunes como diabetes tipo 1, tiroiditis de Hashimoto, entre otras, y síndrome de Down, aun cuando no haya síntomas de la enfermedad.

Puede diagnosticarse a cualquier edad, incluso en ancianos.

 

Tratamiento

El único tratamiento probado científicamente es la estricta adherencia a la dieta libre de gluten durante toda la vida.

El gluten está presente en los cereales de trigo, avena, centeno y cebada (TACC), por lo que se recomienda evitar su uso y los derivados.

Tener en cuenta los productos industrializados que puedan contener gluten en su composición. Se recomienda consultar los listados de alimentos libres de gluten.

Muchos medicamentos también contienen gluten en su composición por lo que deben usarse solo los libres de TACC.

Además, tratamiento dirigido a corregir la anemia o los déficits vitamínicos si es que los hubiera.

En el manejo del paciente celíaco es fundamental el seguimiento conjunto del médico con una nutricionista experta en enfermedad celíaca.

 


1